Elearning y globalización

Por Luis Flores
CEO de OpenSistemas

Muchos son los ámbitos donde el código abierto ha ganado enormes cuotas de éxito en los últimos años, entre los que se encuentran sin ninguna duda los gestores de contenido o por extensión de estos primeros los sistemas de elearning, más conocidos como LMS, que no dejan de ser una forma  de gestión de contenidos especializada y orientada a la formación.


Sin embargo,  y a diferencia de los CMS, los entornos LMS y LCMS cuentan con algunas particularidades, como son:

- El entorno educativo es especialmente proclive al uso de código abierto por su propia cultura y dinámica de trabajo e innovación. Los profesores pueden liderar iniciativas formativas y los alumnos, especialmente los técnicos, constituyen un gran ejército de desarrolladores a las órdenes del LMS de referencia.

- El entorno educativo, especialmente en estas fechas, es un ámbito con asignaciones limitadas de recursos, lo cual potencia el enfoque de bajo coste que puede caracterizar el código abierto en ciertos entornos, facilitando su incorporación.

- El entorno educativo absorbe especial interés gubernamental porque se trata de una industria con elevado nivel de participación y financiación pública, que además permite generar una imagen innovadora muy elevada del país.

Por ello, el uso de software abierto en estos entornos no solo supone una decisión técnica en sí misma, si no también una decisión de índole estratégica e incluso política, a menudo impulsada por universidades con un gran potencial tecnológico, bien directamente o a través de ayudas gubernamentales de forma más o menos directa a través de sus propios recursos.

De esta forma, hemos visto entornos geográficos muy ligados a productos de referencia. Por ejemplo, Moodle tiene amplia implantación en Australia, aunque países como España se han significado también por un amplio apoyo gubernamental; Claroline y su fork más conocido, Dokeos, ha tenido mucho predicamento en Francia o Bélgica, de donde es originario; soluciones como dotLRN se han desarrollado mucho en Alemania y Austria, alrededor de la comunidad de OpenACS y el proyecto Project Open; desde USA asistimos hace años a un primer empuje del MIT con Sakai y recientemente de la dupla MIT-Harvard con openEdx.

Y es que lo que está detrás de estas iniciativas va más allá del simple elemento tecnológico, integrándose en el propio proceso globalizador al que hemos asistido en el mundo en los últimos años en otros entornos. Del mismo modo que asistimos a la desaparición del concepto clásico de ISP hacia el mundo cloud, el mundo de la formación está potenciando ahora ese efecto globalizador, dejando de ser una industria pública local para convertirse en una industria privada global.

El hecho es que la tecnología está cada vez más cerca de poder abordar con garantías una enseñanza reglada bajo un modelo elearning. Hay tres razones fundamentales: el desarrollo de la cultura digital en el sociedad (la juventud actual es nativa digital), el aumento de la conectividad, espacio de almacenamiento, costes Internet y ancho de banda disponible (facilidad de conexión, en resumen), y por último, el desarrollo tecnológico de las herramientas que dan soporte online a la formación, tras una década inicial más experimental que ha supuesto únicamente el nacimiento de la formación a distancia online.

El razonamiento es claro, si universidades como Harvard, el MIT, Standford o Berkeley dan el paso a ofrecer de manera formal su enseñanza reglada a través de plataformas online, ¿acaso alguien va a querer estudiar en la Autónoma o Complutense de Madrid? (Por citar ejemplos de algunas de las más reputadas universidades españolas). La comparación con otras puede ser incluso más lamentable para nuestro país.

El modelo puede llegar a ser muy sencillo: una plataforma online común, varias sedes físicas dispersas por todo el mundo donde certificar ciertos exámenes de forma presencial y algún desplazamiento repartido durante el año al elemento iconográfico inicial, es decir, el campus de turno de Oxford, Cambridge, Standford, etc. con el que se aporta la marca. Todo ello por el módico precio de varios miles de euros anuales cobrados en cómodas cuotas a través de Internet. ¿Les suena de algo Coursera.org?

Bajo este enfoque la enseñanza se convierte finalmente en un negocio global y globalizado, donde aquellos países incapaces de ofrecer un marco de mejora y competitividad a su formación universitaria desaparecerán del mapa por su propia ineficiencia e ineptitud sistémica para satisfacer las necesidades de la sociedad del futuro. Este será el caso de España, sin duda ninguna, y de la mayoría de Europa, relegada una vez más a convertirse en una suerte de museo viviente con grandes monumentos y más pasado que futuro, con salvedades excepcionales como Suiza o UK.

Este proceso, además, será dual, generando un modelo de excelencia mundial privado frente a la mediocridad pública local, tornándose la brecha cada vez más difícil de salvar. La tecnología subyace una vez más detrás, como una herramienta más de esta lucha de poder hacia el liderazgo de la formación en el mundo y los LMS de código abierto funcionan como un elemento que extienden este modelo gracias su carácter viral.

Asistimos, por tanto, a una nueva era de la enseñanza, un paso más en el proceso de globalización mundial donde la comunidad open source tendrá un protagonismo clave.

Tags: , , , , , , , , ,

Leave a Reply