El negocio de los ISPs y la Nube

Por Luis Flores
CEO de OpenSistemas

Históricamente el negocio ISP ha sido local, muy ligado a cada país de orígen y enormemente fragmentado. Sólo hay que ver el caso español donde iniciativas, relativamente poco agresivas en términos financieros y técnicos, como Arsys o Acens han tenido enorme éxito.

Existe en el mundo actual una fuerza universal que es la globalización. Presente en nuestro mundo desde hace ya más de 10 años, engulle periódicamente un nuevo negocio para llevarlo al ámbito de lo universal, lo transversal y global. Y, por tanto, sólo susceptible de ser abordado por compañías tecnológicas globales y transnacionales, muy ligadas a posicionamientos estratégicos de largo plazo, muy bien posicionadas financieramente y que manejan como nadie el concepto de subvención cruzada, en virtud del cual los beneficios de una actividad alimentan el déficit de otra actividad o producto.

¡Bingo! Estamos hablando de Amazon, Microsoft, Google o Apple. Fenómenos sin parangón en la vieja Europa y de las que aún quedan lejos las equivalentes indias por su localismo o sus homólogas chinas, más dedicadas por ahora a su vasto negocio interior, a saber, más de 1000 millones de chinos, ¿para qué buscar clientes fuera?

Ese fenómeno globalizador ha llegado para quedarse y ha puesto el ojo de Mordor sobre las empresas y servicios de ISP. Actualmente la nube ofrece ya mejores servicios, mejores condiciones, más marca y mejores precios que casi cualquier ISP en el mundo. Por otro lado, el negocio ISP está muy ligado a la amortización de un activo, a saber, las máquinas y recursos que han debido comprarse para ofrecer los servicios, y, por tanto, es cautivo de estos acuerdos y compromisos a medio y largo plazo. Vamos que no me gustaría ser ISP estos días ni en los años siguientes porque tener enfrente en mi lista de competencia a las 4 mayores empresas tecnológicas del mundo no debe ser agradable en ninguna de sus vertientes.

¿Qué hacer? ¿ Cómo enfrentarse por parte de este tipo de empresas a este nuevo cambio dramático?

1. Desde luego no enfrentarse al enemigo (parafraseando el gran libro ‘El Arte de la Guerra’ ) ni en su territorio, ni frente a frente, donde más fuertes son. Sería una batalla perdida a priori. Es decir no intentar hacer lo mismo que ellos hacen.

2. Yo creo que es sensato reorientar el negocio saliendo del mundo ISP directamente hacia alguna de las vertientes que el ISP de marras haya desarrollado como capacidad diferencial al resto: servicio muy personalizado de soporte, capacidad de desarrollo de software muy específico, especialización nichos ISP concretos.

3. El negocio de las nubes privadas. Otro ámbito es colarse entre las rendijas que los grandes dejen. En este sentido habrá empresas, compañías, que demanden servicios en la nube pero bajo características de seguridad y tecnológicas concretas y de manera específica para ellos, es lo que viene en llamarse, servicios de nube privada y donde muchos ISP pueden ofrecer valor diferencial si trabajan en ello.

4. El negocio de las nubes mixtas y arquitecturas en nube. Otro ámbito para quienes como los ISPs han de conocer mucho sobre las nuevas nubes es crear arquitecturas mixtas que aglutinen servicios de varias nubes y las integren entre sí. O aportar estrategia a la hora de elegir el mix cloud que una gran empresa puede necesitar.

5. Por último, un campo a analizar es el de ofrecer servicios profesionales especializados alrededor de la nube, ámbito donde se demandarán nuevos profesionales especializados. Un ejemplo son los servicios profesionales en seguridad informática especializados en cloud. Muchos de nuestros profesionales conocen profundamente aspectos de seguridad informática, pero muy pocos las características de seguridad que un entorno cloud impone. Con total seguridad existirán incidentes de seguridad en un futuro cercano que pondrán de moda estos temas y nos harán ver nuestras debilidades en esta materia.

En resumen, un ámbito de negocio de nuevo tocado por la globalización que deberá en todo caso reinventarse y donde, desde luego, existen modelos de negocio viables para los que desde hace algún tiempo sean conscientes del cambio y están dispuestos a adaptarse.