Inglés, nivel medio

por Javier Sotomayor Aramburu
COO de OpenSistemas

Hace tiempo vi un monólogo en el Club de la Comedia, protagonizado por Luis Merlo, que hablaba sobre el inglés que se habla en España. Comentaba que en nuestro país se habla un inglés inventado por nosotros y que llamamos “inglés, nivel medio”. No hay currículum que no esté completo si no tiene un apartado de idiomas en el que ponga Inglés: nivel medio. Algunos lo adornan con “hablado y escrito”, pero básicamente se refiere al inglés que se estudia en este país en los colegios e institutos, y que está muy por debajo del nivel de otros países europeos.

En los procesos de selección que he llevado a cabo siempre compruebo el nivel de inglés. Me he encontrado candidatos con un “inglés nivel medio” escrito en su currículum y que luego no han sido capaces de llevar una conversación coherente de un nivel de lo más básico. Y es que estamos acostumbrados a que la asignatura del inglés era la ‘maría’, aquella que al final todo el mundo aprobaba y que con tal de medio entender un texto sencillo te otorgaba la potestad de añadir un nivel inglés medio a tu currículum para sortear cualquier tipo de entrevista. ¡Total, el entrevistador tampoco hablaba inglés! (lo que se traducía normalmente en una ausencia de prueba de nivel a la hora de hacer las entrevistas y permitía ser contratado sin poder expresar ni una palabra del idioma).

“No nos engañemos, el inglés es el idioma de los negocios, por mucho que pensemos que el castellano es ‘lo más’”

Pero esto está cambiando. En un mercado cada vez más globalizado, con empresas interconectadas y equipos multidisciplinares trabajando de forma virtual, el no hablar inglés significa reducir significativamente las oportunidades laborales, no ya en nuestro país si no a nivel mundial. Y en un entorno de crisis como el actual, muchos ven cómo su carrera laboral se ve frenada por no hablar un idioma que tenían que haber aprendido hace mucho tiempo, y sin tener siquiera la posibilidad de buscarse las habichuelas fuera de nuestras fronteras. No nos engañemos, el inglés es el idioma de los negocios, por mucho que pensemos que el castellano es ‘lo más’.

Atasco profesional

A lo largo de mi carrera he visto a muchos compañeros sufrir con el inglés y quedarse atascados en su proyección profesional por no tener opción a asumir responsabilidades que conllevan relacionarse con colegas extranjeros. Con los medios disponibles actualmente, como cursos online, sistemas de audio dual, web de intercambio de idiomas por videoconferencia, etc., tenemos multitud de herramientas para poder llegar a un nivel medio real que nos permita ser más competitivos en el mercado laboral. La necesidad está ahí y los medios para cubrirla también. Ahora hacen falta las ganas de aprender.