LinkedIn y el desarrollo de negocio

por Javier Sotomayor Aramburu
International Business Development Manager for Europe and the Middle East

He estado probando durante un mes la cuenta premium, gratuitamente, “job seeker” de LinkedIn para ver si merece la pena o no. Disponía de 5 inmails (herramienta para mandar mensajes directamente a gente que está en tu red, aunque no sean contactos directos), una opción que solo está accesible desde cuentas de pago. El resultado no ha sido el esperado. El 90 por ciento de la gente contactada no te contesta, cuando LinkedIn dice que garantiza la respuesta y que si no te devuelve el crédito de ese mensaje, es decir, que lo puedes volver a enviar. Y efectivamente así es, pero a mi no me interesa tener créditos infinitos sino que mis mensajes tengan respuesta, positiva o negativa, pero respuesta al fin y al cabo, con lo que esta funcionalidad no ha sido muy efectiva. Parece que la gente está más abierta a responder aceptando una invitación a su red que a un mensaje mandado directamente.

En el mundo de los negocios funcionan las recomendaciones igual de bien que cuando recomendamos a un fontanero, sobre todo para cierto tipo de proyectos especializados

En cuanto a poder ver estadísticas de acceso al perfil, ver más información de la que se ve con cuentas gratuitas, ver una lista más amplia de quién ha visitado tu perfil, más resultados de búsqueda, acceder a nombres de tu tercer nivel o guardar una lista de perfiles, está bien, y puede ser útil para según qué funciones, pero al final se demuestra que para hacer contactos no hace falta la cuenta premium, al menos en un principio.

No hay duda de que LinkedIn es una herramienta fundamental en el entorno de ventas y de desarrollo de negocio, y que es además muy útil para estar al día de las carreras profesionales de los contactos sin tener que estar persiguiéndoles cada cierto tiempo para actualizar la información. Esto último sobre todo es lo que ha supuesto una revolución, ya que antes las personas asociadas a ventas tenían que contactar de vez en cuando para ver por dónde se movía su agenda.

El poder de la información

El poder acceder a información de gente que esté en tu red también supone una gran ventaja. Poder contactar con personas de segundo nivel (que pueden ser cientos de miles si se tiene una buena cantidad de contactos de primer nivel) y saber a qué se dedican y si puede interesarte enviarles una solicitud es un ahorro de tiempo de desarrollo de negocio y ventas considerable, además de aportar la componente “vengo de parte de un conocido” que tan buenos resultados da. Porque en el mundo de los negocios funcionan las recomendaciones igual de bien que cuando recomendamos a un fontanero, sobre todo para cierto tipo de proyectos especializados.

Esperemos que LinkedIn siga optando por dar ciertas funcionalidades de forma gratuita que hagan que la herramienta sea usada masivamente (al final lo que interesa a todos es que cuanta más gente haya, mejor) y que no pase como pasó con Xing al comprar la extinta red Neurona, que permitía funcionalidades similares a LinkedIn y que al integrarse en Xing se convirtió en una herramienta básicamente de pago, ya que sin dinero de por medio no tiene mucha utilidad.