Los medios de comunicación e Internet: amenaza y oportunidad

Por Álvaro González Calvo
Web developer de OpenSistemas

Todos conocemos los problemas económicos que están sufriendo los grandes grupos de comunicación ya no solo a nivel nacional sino globalmente. Internet ha puesto la zancadilla a su modelo de negocio y el descenso de ventas de ejemplares en papel  así como la caída de ingresos por publicidad está haciendo disminuir los beneficios trimestre tras trimestre. El tirón de las webs no puede compensar las pérdidas ni tan siquiera con la publicidad o ingresos derivados que estas generan. Hace 10 años anunciarse en papel era caro, de hecho, era casi la única manera, quitando televisión o radio, de hacer visible un negocio o una oferta, pero el mundo digital ha abierto rápidamente múltiples y diversas líneas de marketing. Las empresas se sienten cada vez menos en la obligación de publicitarse en el papel y buscan alternativas lo que afecta de manera directa a los grandes grupos de comunicación.

Los grandes medios internacionales lideran la innovación en este campo, prestigiosos periódicos como The Guardian o New York Times han implementado sistemas tales como los muros de pago (suscripciones mensuales o anuales a sus noticias online pero ofreciendo un cierto número de noticias gratuitas cada mes) así como aplicaciones de pago para tablets o smartphones, pero siguen acumulando pérdidas a pesar de sus esfuerzos. Solo hay que echar un vistazo a algunos artículos para darnos cuenta de la caída continuada de ingresos de estos gigantes mundiales ( NYT en inglés, NYT en español, The Guardian en inglés) y si estos grandes caen a pesar de establecer modelos de negocio más acordes a los tiempos actuales… ¿cómo no van a caer los nacionales? Por todos es conocido el retraso tecnológico estatal: todo llega aquí más tarde  y la mayoría de las soluciones generadas son copias a medida de otras soluciones más internacionales. Es decir, copiamos modelos que actualmente son deficitarios (podrían dejar de serlo en un futuro) pero llegamos algo tarde. Voy a tratar de explicar el problema que la red ha generado a estas empresas y compartir algunas soluciones, desde mi humilde punto de vista.

Con la maduración de Internet, las noticias circulan cada vez más libres, cualquiera puede escribir o compartir una noticia o una opinión ; tú mismo puedes montar un portal de información y rellenarlo con noticias generadas por personas sin ánimo de lucro que simplemente busca difusión de su información o que lo hace de manera altruista. La clave son las herramientas que tenemos para llegar a todo el mundo, antes solo los medios tenían ese poder.

De este párrafo podemos extraer una conclusión: antes existía gente que no leía periódicos, a los cuales la información les venía de terceros o que simplemente leía los titulares si veían un periódico por ahí. Esa gente sigue existiendo y por mucho que le pese a los medios, seguirán siendo consumidores de información gratuita, no pagaban por leer las noticias y seguirán sin pagar aunque cambien los métodos de lectura.

Pero, pensemos un momento, hace unos años había mucha gente que compraba periódicos, ¿dónde se han ido? Desafortunadamente en este punto entran varios factores en juego. Primero, el cambio de formato es difícil para muchos, pasar de leer un periódico a un tablet no es algo baladí si estabas acostumbrado a lo primero. Un segundo grupo, si la información online es gratuita, ¿para qué pagar? ¿Qué me pueden ofrecer que no pueda encontrar fácilmente en otros sitios?

De este modo, la dirección que se está tomando (o se debería tomar) es ofrecer información de mayor calidad, más detallada, con amplias infografías y espacios multimedia que den un salto de calidad por el que estemos dispuestos a pagar. Claro que este esfuerzo implica una mayor inversión tecnológica, nuevos métodos en redacciones, nuevas posiciones laborales hasta ahora inexistentes, mejoras formativas… Aún así,  el retorno de nuestra inversión podría tardar en llegar ya que depende de la cultura de pago del lector o de la adaptación al mundo tablet. Pero creo poder asegurar que este modelo funcionará en un futuro a medio plazo.

Estas regeneraciones de modelo implican cambios muy profundos en las redacciones convencionales y el cambio como tal es uno de los procesos más rechazados  por los seres humanos (en este caso, trabajadores) sea cual sea su origen o destino.  Tampoco existe mucho tiempo para llevar esto a cabo porque mientras cambiamos seguimos perdiendo dinero y es justo esa falta de tiempo unido al cambio la que ahonda en la sensación de desasosiego tanto de trabajadores como directivos.

Los grandes grupos de comunicación sufren especialmente estas adaptaciones traumáticas lo que deja espacio y oportunidades para nuevas ideas. Permítanme sacar a relucir algunas soluciones para esta nueva situación:

  • En primer lugar,  remarcar lo costoso de sacar un grupo comunicativo de la nada, que carece de publicidad, de imagen de marca, de tendencia política y comunicativa establecida…
  • Tenemos que tener en cuenta hasta donde queremos crecer, a qué grupo de gente queremos llegar y como lo vamos a hacer. La segmentación en grupos de usuarios es una realidad ergo ajustemos nuestros productos a los mismos
  • Queremos llegar a los usuarios denominados “lectores de titulares” que solo buscan información rápida y sencilla, hagamos un portal así. Con la inversión justa y la publicidad adecuada a sus intereses.
  • Si, por otro lado, necesitamos un medio completo con información de calidad y completa para usuarios expertos y ávidos de información, se necesita un portal con suscripción de pago y con otro tipo de publicidad, nuevamente adaptada a estos usuarios.
  • También se debe tener en cuenta a aquellas personas con un remarcado carácter cooperativo, que quieren generar sus propias noticias y enmarcarlas dentro de un portal. Mientras que ahora mucha información se encuentra perdida por blogs particulares, podemos dar un soporte visible a todos ellos en el que se encuentren cómodos, analizando las posibles vías de ingresos del portal para, al menos, no generar pérdidas.
  • Cubramos todos los sectores con la inversión adecuada y la segmentación publicitaria ajustada a cada usuario tipo y la comunicación volverá a la senda de los beneficios. Pero esto se debe desarrollar ágilmente, estudiando bien el mercado en el que nos queremos posicionar y sin miedo al cambio, arriesgando.