#OpenKilo: RSC/RSE o cómo hacer un mundo mejor

Por Javier Sotomayor
Director de Operaciones en OpenSistemas

En OpenSistemas se ha llevado a cabo durante el mes de diciembre una recogida de alimentos y ropa para la residencia social “La Ventilla” en Madrid. Una iniciativa que ha tenido gran acogida, no solo entre los empleados de OpenSistemas sino entre nuestros vecinos de edificio, que se han sumado a la campaña y han aportado su granito de arena. Quizás sea porque las fiestas navideñas nos ablandan a todos un poquito el corazón y nos predispone a compartir durante estas fechas más que en otras.

En España no está la situación para ir regalando cosas, eso está claro. La gente tiene suficientes preocupaciones como para ir pensando en los problemas de los demás. Por eso es muy importante que las empresas lideren iniciativas sociales que involucren a los empleados, que sea el motor de estas acciones y que las promuevan no solo en una época del año si no también durante el resto de los meses. Los departamentos de RR. HH. y Comunicación deben elaborar una estrategia en conjunto para lanzar acciones continuadas dentro de los medios que cada empresa disponga. No se trata de perjudicar la producción, que es el objetivo principal de la empresa, por lo que deben planificarse de tal modo que impacten lo mínimo posible en este apartado.

En OpenSistemas damos mucha importancia a estas acciones. Hay que tener en cuenta que el espíritu de cooperación es el que sustenta al Software Libre, que es la piedra angular de todo nuestro proyecto empresarial. Nosotros no existiríamos sin esta filosofía y, por eso, además de lanzar iniciativas como #OpenKilo o el patrocinio del equipo de atletas de TriSport, colaboramos en los eventos de Software Libre para extender su uso y conocimiento, a la vez que contribuimos al desarrollo de soluciones abiertas a las que todo el mundo tiene acceso sin restricciones económicas.

Siempre he creído que para recibir, primero hay que dar. No creo en la postura cómoda de sentarse a esperar a recibir “porque yo lo valgo”, sobre todo en aquellos que encima no dan nada. Los que más tienen deben compartir con aquellos que no lo tienen. Ojo, compartir, no regalar ni que le tengan que expoliar sus bienes, que cada uno comparta en la medida que quiera o pueda. Cuidado también con “aquellos que no tienen”, me refiero a los que no tienen porque no pueden, no a los que pudiendo prefieren vivir de los demás. Creo que es justo que una sociedad se haga cargo y proteja a los miembros más débiles, pero porque sean débiles de verdad, no porque se lo hagan.

Espero que esta iniciativa haga que los más desfavorecidos –o al menos una parte– puedan pasar unas fiestas algo más felices. También aprovecho para desear a todos los lectores del blog unas felices fiestas y que el año que entra lo haga con buenas nuevas para todos.