R-project, un modelo de innovación abierta…

Por Luis Flores
CEO de OpenSistemas

Es un hecho ya irrefutable que la filosofía open source ha calado hondo en nuestra sociedad y ha trascendido las fronteras de lo estrictamente técnico. Una muestra de ello puede ser el libro ‘Free, the future of a radical price’, de Chris Anderson, autor más conocido por ‘Long Tail Economy’, donde desgrana algunas de las claves acerca de cómo se genera valor y se gana dinero con lo gratuito, representando también un análisis actual de los modelos de negocio online, muchos de ellos muy alineados con los enfoques de software as a service, sistemas de subvención cruzada, modelos freemium, etc.

Esta semana me ha sorprendido en la misma línea el post  de Jesús Fernández-Villaverde, español y profesor de Economía en la Universidad de Pensilvania, dentro del sitio de Fedea donde habitualmente colabora, sobre el lenguaje abierto de programación R , un interesante lenguaje especializado en programación para el análisis de datos que él y otros economistas usan en el campo de la investigación.

La mención en el post viene a cuento de presentar R y las ventajas que un lenguaje de código abierto aporta, frente al uso de Excel u otros para estos menesteres, usando como telón de fondo la cercana polémica que ha suscitado un error en una fórmula Excel de un par de prestigiosos y reputados investigadores a nivel mundial en Economía, y que les ha llevado durante algún tiempo a defender tesis erróneas. Esto ha ocurrido solo porque al parecer alguien en Microsoft cambió la fórmula que se estaba usando y, por tanto, el resultado del análisis. El autor viene de argumentar que usando un lenguaje abierto esto no pasaría.

En todo caso, y más allá de que todo el post es muy geek sobre todo viniendo de un economista, hay tres cosas interesantes que resaltar:

– Lo primero es identificar con satisfacción que con código libre se hace software muy especializado. Hemos pasado de un entorno inicial donde nadie se creía la viabilidad del open source, pasando por otro nivel donde las tecnologías de código abierto se aplicaban a entornos y problemas generalistas, hasta llegar al momento actual donde nos encontramos código abierto en ámbitos enormemente especializados, como es el caso.

– En en estos ámbitos, además, donde el mundo open source pone de manifiesto algunas de sus mayores virtudes: comunidad especializada, aportaciones de valor, entorno colaborativo donde todos ganan, el producto se mueve en términos de lo que globalmente la comunidad necesita y promueve y no por intereses exclusivamente económicos, etc.

– Los conceptos open source traspasan las barreras de lo puramente técnico para ser aplicados en otros entornos de conocimiento, cabe por ejemplo citar las críticas en este blog muy en la línea de la filosofía open source contra los actuales modelos de propiedad intelectual. Son economistas quienes las defienden y no informáticos o gente propia del mundo del software.

Como conclusión, el que uno de los mejores lenguajes del mundo en el ámbito del análisis de datos sea libre, es una prueba más de éxito del modelo open source. Digamos que si es uno de los mejores será porque sus clientes, es decir, los propios investigadores, lo consideran así, y esto se sustenta principalmente en algunas de sus ventajas, como:

– Al haberlo hecho ellos, al menos en parte, responde a las necesidades que ellos mismos tienen.

– Al estar basado en un modelo de desarrollo colaborativo, el producto avanza en la línea de las necesidades directas de sus usuarios y no de intereses a veces espúreos.

– Al ser abierto y su código fuente transparente, el riesgo de errores y bugs disminuye.

– Al ser abierto es más fácilmente integrable con otros productos, librerías y entornos (el autor cita un IDE y también C++).

– Al ser abierto y tratado por mucha gente, está muy documentado y comentado, existe mucha información online y gratuita.

– Existe una gran comunidad de gente que aporta iniciativas alrededor de él porque sencillamente no existe la barrera de entrada del precio.