Etiqueta : reclameitor

Termina 2010, año divertido como pocos

Estamos terminando 2010. Para mí ha sido un año divertido. Porque ha sido, como siempre, muy diferente al anterior. 2009 fue para mí el año del Perú. 2010, el año de regresar a España en medio de una profunda crisis que aun dista bastante de ser superada.

Pero también ha sido uno de los años en los que más me he divertido trabajando, ya que por suerte he continuado con el software libre. Tras terminar aquella gran etapa con Libresoft, ingresé en Open Sistemas, empresa que confió en mí a pesar de venir del mundo universitario.

2010 ha sido el año en que Oracle ha venido a salvar los activos de la extinta Sun Microsystems, y lo ha hecho barriendo y anulando todo lo que ha podido. Los peores efectos de esa, desde mi punto de vista, errática actitud, aun están por llegar. De momento, dos comunidades de software libre rotas o prácticamente rotas (Opensolaris, Openoffice) y lo que queda. No en vano, dicha empresa ha ganado un premio. Dudoso honor.

Durante este año también he descubierto centenares de errores del gobierno español. Al margen de la nefasta, pero tan manida, gestión de la crisis económica, por mi parte destacaré un error que me afectó especialmente: la vigente ley de garantías. Una ley mal hecha, que engaña a todos con el supuesto de que hay dos años de garantías para los productos de consumo, pero que a mí me ha dejado con una computadora portátil sin reparar, averiada pocos días después de cumplirse el año de su adquisición.La letra pequeña de la ley ha permitido al fabricante, renunciar a reparármelo en garantía. De nada han servido mis quejas al servicio de consumidores de la Comunidad de Madrid. La letra pequeña ganó. Pero el fabricante, Hewlett-Packard, perdió. Porque ni personal ni profesionalmente volveré a adquirir ningún producto de dicho fabricante. Lamentablemente, HP no es el único que incumple una ley tan mal hecha.

Bueno, no me quejo más. A ver si 2011 es mejor, porque si no…

Venga, ¡feliz 2011 para todas las personas de buena voluntad! Y mis peores deseos para quienes ya se deducen de la presente 😉

___
Publicado simultáneamente en el Blog del DrAmor.
http://dramor.net/blog/

El socorrido contrato de permanencia

Diálogo real. Llaman al teléfono móvil. Al otro lado de la línea, una voz con acento latino nos recuerda que el operador probablemente nos esté hablando desde varios miles de kilómetros de distancia:

— Buenas tardes, ¿hablo con el titular de la línea?

— Sí, yo soy.

— ¿Podría preguntarle con qué compañía está actualmente?

— No, lo siento, es confidencial. De todas formas, si me llama para ofrecerme cambio de compañía, debo decirle que aun tengo contrato de permanencia.

— De acuerdo, dígame señor, ¿cuándo terminará su contrato de permanencia y le llamamos?

— Dentro de 18 meses.

— De acuerdo, muchas gracias por atender la llamada. Buenas tardes.

— A usted. Buenas tardes.

Con el contrato de permanencia mentimos como bellaco (terminó hace más de dos años) pero al menos sorteamos la llamada de forma muy educada 😉

___
Publicado simultáneamente en el Blog de DrAmor.
http://dramor.net/blog

El desprecio a los clientes, via e-mail

Es muy habitual que servicios de todo tipo (y especialmente de telcos), ofrezcan atención al cliente por varias vías: teléfono, fax, página web y e-mail. Y también es habitual que, si queremos ser atendidos, tengamos que recurrir al primero de los medios … algo que casi siempre, nos hará perder un valioso tiempo (y algo de dinero) hasta ser atendido por el operador que es capaz de escuchar y procesar correctamente nuestra reclamación.

La mayoría de las veces, escribir a una dirección de correo pública, bien conocida, es inútil: ignorarán nuestro correo. Suponemos que es porque dicha dirección será tan bien conocida por los espámers como por el resto de los usuarios. Y claro, estos espámers habrán inutilizado ya la cuenta de soporte gracias a su incesante actividad. Pero, sinceramente, como usuarios de los servicios, este asunto no es nuestro problema. Nuestro problema es que necesito soporte y que, si la telco menciona en sus condiciones generales que el mail es uno de los medios válidos para solicitar soporte, el hecho de no recibir respuesta a una consulta realizada por este medio debe ser interpretada como mínimo, como un claro desprecio hacia el usuario.

Tal fue el caso de la última reclamación de Reclameitor a una telco, un OMV (operador de móvil virtual) que trata de gestionar toda la relación con sus clientes a través de una página web. Y que, una vez cursada una solicitud de baja, impide acceder a las facturas, aunque emita una más posteriormente para cobrar la diferencia debida desde el momento de la solicitud de baja.

En esta ocasión, Reclameitor se dirigió a la telco via correo-e, dado que la reclamación no era especialmente urgente y solo consistía en solicitar el envío de la última factura por e-mail. Sin embargo, la dirección de soporte mencionada en las condiciones generales se decidió a no contestar sus correos electrónicos, algo que Reclameitor consideró como una falta de educación y claro desprecio hacia el cliente, exactamente igual que si, atendiéndole en persona, el empleado que le atendiese, una vez escuchada la reclamación, se quedase callado y mirándole con cara de póker.

Reclameitor decidió, por tanto, acudir a la web de reclamaciones del ministerio de Industria, argumentando que la dirección de correo-e de soporte se menciona en las condiciones generales como uno de los medios válidos para realizar cualquier tipo de reclamación a la compañía. Y claro, el Ministerio estimó la reclamación de Reclameitor, como no podía ser de otra manera.

___
Publicado simultáneamente en el Blog de DrAmor.
http://dramor.net/blog

¿compromiso móvil gratis?

¿Se puede considerar gratis un móvil que te dan a cambio de puntos y 18 meses de permanencia adicional? La verdad, estoy bastante cansado de la publicidad engañosa de Vodafone. De su servicio no me quejo (de momento) pero, de su publicidad cansina sí. Ni que decir tiene que no he conseguido que me den de baja en sus listas de spam SMS. Cuando tenga un rato se lo diré a la agencia de protección de datos y bueno, veremos qué pasa.

La última ha sido un folleto a todo color asegurando que “soy el que ha inspirado el compromiso de móvil gratis“. Y donde la letra pequeña acerca del compromiso de permanencia, no solo es pequeña sino además, abreviada, a fin de que no se entienda: ahora ya no ponen “compromiso de permanencia”, sino CP. Podría ser código postal, pero no. Por si acaso, no gastaré mis puntos de Vodafone. Además, me deben un montón.