¿Cómo me organizo para trabajar desde mi casa?

Consejos e ideas prácticas para trabajar desde casa y no desesperar durante la cuarentena – parte I

Trabajar el 100% de tu tiempo desde casa plantea retos tanto para ti como para el equipo al que perteneces y también para la compañía. Es un estilo de vida y trabajo que no tiene una gran tradición en nuestro país, aunque en los últimos años cada es más frecuente y poco a poco va abriéndose camino.

Por desgracia, los momentos difíciles que atravesamos en la actualidad a causa del COVID-19 han forzado a que muchísimas personas en todo el mundo deban trabajar desde casa incluso si no disponen de los medios o condiciones más adecuadas para ellos. Por no hablar de no tener ni el hábito ni las pautas ni las ganas para hacerlo.

Todo ello plantea muchas preguntas, dudas y situaciones incómodas para las que vamos a intentar dar algunos consejos e ideas prácticas a lo largo de los próximos días a través de una serie de artículos que hemos preparado para ti.

La primera duda que puede asaltarte es ¿cómo me organizo para trabajar ahora desde casa?

Teletrabajar requiere una buena dosis de autodisciplina. Incluso si estás todo el día pegado al ordenador, es fácil que te engañes a ti mismo haciendo cosas que parecen trabajo pero que no lo son. Por ello es aconsejable adoptar una serie de buenas prácticas, que al principio tendrás que forzarte a seguir pero que a los pocos días interiorizarás y te ayudarán mucho:

 

Prepara un espacio confortable (el que sea, pero cómodo)

Si estuviéramos en una situación “normal” de teletrabajo al que voluntariamente has accedido, disponer de un espacio dedicado exclusivamente para trabajar es lo adecuado. Pero hay que afrontar que esta situación no es buscada en la mayoría de los casos sino que nos hemos visto forzados a ella. Por eso tenemos que asumir que en muchos casos no se dispone de un espacio de oficina en casa, sino que debemos utilizar espacios de casa no pensados para trabajar. Lo que sí es importante es que busques un lugar confortable para estar durante las horas que trabajes, es decir, una mesa en la que tengas espacio para disponer lo que necesites, que esté a una altura adecuada, y con una silla cómoda que no te destroce la espalda al rato de estar sentado. Da igual si es un escritorio, la mesa del comedor o la de la cocina, pero que sea cómoda para pasar tu jornada laboral sentado en ella.

 

Establece una rutina compatible con tu vida doméstica

Al reto que supone para muchos el trabajo en remoto se suma el hecho de tener a toda la familia en casa. La combinación de niños y niñas sin cole y sin poder salir al exterior, con el teletrabajo crea una situación difícil y estresante en muchos momentos.

Lo más importante es mantener la cabeza fría y no querer abarcar más de lo que podemos, es decir, debemos ocuparnos de las cosas importantes una por una para no cometer errores ni vernos en situaciones que nos sobrepasan. Y no hay nada más importante que el  bienestar de nuestra familia. Por ello, si cuando tus peques se levantan tú ya has empezado a trabajar, para un momento y comparte el desayuno con ellos; dedícales ese rato que te demandan a media mañana, come con ellos, ayúdales con los deberes que les han mandado, y procura mantener las mismas rutinas que tenéis en casa con normalidad.

Tus compañeros y toda la compañía comparten la misma situación o muy parecida. Y los que no tengan peques en casa son capaces de imaginar la presión que como padre o madre se añade, así que todos comprenderemos que en diferentes momentos del día tengas que poner a un lado el trabajo para atender a tu familia.

 

Planifica tu día

Saber qué hacer a lo largo del día es crucial siempre, sin importar dónde te encuentres, pero cobra aún más importancia si cabe durante la cuarentena por 2 motivos principales:

– El punto que acabamos de mencionar de convivir con la familia al completo sin salir de casa todo el día.

– El hecho de tener que comunicarnos en remoto con nuestros compañeros y compañeras.

Al empezar la jornada reflexiona qué debes hacer hoy y marca tus tareas más importantes. Habla con tus compañeros y márcate objetivos para el día.