Las tecnologías de datos contribuyen entender cómo ha cambiado la sociedad española ante la violencia de género

Lejos de estar en vías de solución, la violencia contra la mujer es hoy uno de los principales problemas de la sociedad española, y así quedó demostrado en el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de enero de 2018, cuando la preocupación por la violencia contra la mujer alcanzó su nivel más alto de los últimos 10 años. Y es que hasta noviembre de este año, 43 mujeres han sido asesinadas en España por sus parejas o exparejas. En total son 971 víctimas mortales desde el 1 de enero de 2003, año en que se empezaron a recoger datos oficiales sobre violencia de género (aunque las cifras bailan si se consultan datos de organizaciones feministas).

Lo que sí ha cambiado para mejor en los últimos años es cómo la sociedad española ve, vive y reacciona ante esta lacra. Hoy, afrontamos la violencia de género como un problema del conjunto de la sociedad en el que todos los agentes sociales y políticos, individuales y colectivos, privados y públicos juegan un papel crucial. El actual Pacto de Estado contra la Violencia de Género, que reúne a distintos Grupos Parlamentarios, las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales representadas en la Federación Española de Municipios y Provincias, es un buen ejemplo de ello. Pero no hace muchos años, y aunque hoy nos llevemos las manos a la cabeza, la violencia contra la mujer estaba normalizada y aceptada como una parte más de las relaciones de pareja.

En OpenSistemas entendemos los datos como algo que debe aportar inteligencia y valor a la sociedad. Por ello, en fechas tan significativas como el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra este domingo 25 de noviembre, diferentes equipos de la compañía trabajamos juntos para elaborar un infografía humana con el objetivo de mostrar cronológicamente cómo ha ido cambiando la percepción del problema de la violencia de género en la sociedad española.

Es un trabajo colaborativo fruto del esfuerzo conjunto del departamento de Comunicación, que investiga, recoge datos de diferentes fuentes y construye un buen mensaje, y del equipo de Visualización de Datos, que transforma todo lo anterior en un material gráfico fácil de entender, bonito y, sobre todo, útil.