SaaS: ¿Oportunidad o amenaza para el Open Source?

Hace un año Forrester publicaba el resultado de una encuesta a PYMEs americanas, en la que se reflejaba que el Open Source no había alcanzado todavía el mismo nivel de implantación que en las grandes empresas.

Las principales causas para no implementar soluciones Open Source son bastante interesantes:

Observando la gráfica podemos identificar varios puntos que quedan invalidados bajo un modelo SaaS (Software as a Service):

  • Miedo al coste: es razonable que una PYME no disponga de la infraestructura adecuada para desplegar soluciones TIC complejas. Esto deja de ser un problema en soluciones SaaS, ya que todo ese coste recae sobre el proveedor. La PYME solo tiene que contar con conexión a Internet.
  • Falta de recursos TIC: con las soluciones SaaS ya no es necesario tener un departamento interno TIC, ya que el soporte corre habitualmente por parte del proveedor. Además no es necesario saber implantar las soluciones, dirigiendo los recursos sólo hacia la explotación.
  • Dependencia de Microsoft: la entrada en las empresas para SaaS es el navegador web, con lo que no hay restricciones al sistema o al software que se ejecute en el cliente. El Open Source trabaja con estándares abiertos, y es interoperable con otras soluciones.
  • Software gratuito o de bajo coste online: está claro que para micro-PYMEs puede ser más que suficiente una aplicación en el modelo freemium que ya es, de hecho, una solución SaaS. Muchos de eso servicios SaaS ya están basados en Open Source.
  • Desconocimiento de las soluciones: con los costes reducidos del modelo SaaS y el la facturación por uso, es viable hacer pruebas y pilotos, sin tener que hacer grandes apuestas y amortizaciones con la adquisición de licencias.

Este nuevo modelo de distribución de las aplicaciones requiere cambios en las empresas, pero también en cómo se trabaja con Open Source.

Desde la Free Software Foundation, Richard Stallman promueve la idea de que el software como servicio nos quita la libertad que propociona trabajar con Open Source.

Aunque las preocupaciones de Stallman son reales, es posible que haya una salida razonable al dilema entre las ventajas e inconvenientes que tiene SaaS para el Open Source.

Quizás la solución sea la propuesta de Franklin Street Statement on Freedom and Network Services, pese a que su principal limitación es la buena voluntad de los proveedores: en SaaS no hay distribución, con lo que el refuerzo legal que ha demostrado ser tan valioso en licencias como la GPL, deja de tener valor.

Con la última tendencia de combinar SaaS y virtualización, en forma de cloud computing, sin duda nos espera un futuro interesante y lleno de retos para el Open Source.

2 comentarios